Crímenes contra la humanidad ¿?

 Lunes 23 Noviembre 

Leopoldo López: "Pedimos que se utilicen los informes de la ONU sobre crímenes en Venezuela para establecer sanciones"

El preso político más emblemático del chavismo detalla en una entrevista con ELMUNDO.es sus planes, objetivos y estrategia inmediatos

Apenas lleva unas semanas en Madrid, y ya ha desarrollado una intensa labor de combate contra el régimen de Nicolás Maduro desde suelo español. Leopoldo López, el preso político más emblemático del chavismo, ha detallado en una entrevista con ELMUNDO.es sus planes, objetivos y estrategia inmediatos.

Para el comisionado presidencial para el centro de Gobierno del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, lo más importante es "lograr unas elecciones libres en Venezuela". "Nuestro compromiso son las elecciones. Y somos firmes con ese compromiso, no pasivos. Buscamos alzar nuestra voz contra la estructura criminal de Nicolás Maduro que enfrentamos y que es responsable de crímenes de lesa humanidad señalados por la justicia internacional".

Sobre las voces en la izquierda española que han solicitado su devolución a Venezuela y las recientes declaraciones del vicepresidente español, Pablo Iglesias, en las que aseguraba que "el señor López no ha apostado por las vías democráticas y pacíficas en su país", el opositor ha dicho no temer "ningún escenario en el que busquen callar nuestra voz. Nadie que se llame demócrata puede estar en desacuerdo con nosotros. Las elecciones no son de izquierdas o derechas, son para que el pueblo decida y eso es lo que le hemos pedido a Pedro Sánchez, que está comprometido con la libertad. El presidente me transmitió, cuando me reuní con él el día siguiente a mi llegada a España, una política muy clara a favor de la libertad, de elecciones libres en Venezuela y de articular una coalición internacional lo más amplia posible. Ese es el esfuerzo que estamos haciendo en España, en Europa, en América y en Venezuela. También lo hemos pedido a Arrimadas, Casado, Abascal y lo pediremos a quien haga falta".

El fundador de Voluntad Popular también ha hecho un llamamiento "al mundo libre a que cierre filas" contra el régimen y ha solicitado aumentar la presión a través más acciones como las sanciones individuales, que sirvan como inhibidor de la impunidad: "Pedimos que se utilicen los informes de la ONU de crímenes en Venezuela para establecer sanciones. Los nombres que aparecen en esos informes deben ser sancionados".

López ha explicado que su misión en Europa es recopilar tantos apoyos como le sea posible para la causa de la oposición venezolana: "Tenemos que trabajar articulados. En Venezuela tenemos un canciller, Julio Borges y un presidente encargado, Juan Guaidó, y yo vengo a complementar desde el exterior ese equipo para que nuestra cause gane más apoyo. Ya he hablado con Josep Borrell para tener una reunión con él lo antes posible en Bruselas. También pretendo viajar a Colombia, Brasil y EEUU, donde residen gran parte de los emigrantes venezolanos".

El opositor ha llamado a sus compatriotas en el exilio a organizarse y a convertirse en una diáspora militante: "Venezuela nunca había sido un país de migración. La nuestra es una diáspora reciente y tenemos la oportunidad de articularla para que sea una diápora militante en el exterior"

Respecto a la elección de Joe Biden como presidente de EEUU, López ha recordado que fue Obama quien inició el proceso de sanciones y señalamiento de los crímenes cometidos por el régimen de Maduro en Venezuela. "Estoy convencido de que Biden va a apoyar el cambio en Venezuela".

Fuente:El Mundo 

https://www.elmundo.es/internacional/2020/11/23/5fb18bd321efa008468b45a9.html

Bilal.



La esencia dela docencia.

 Domingo 22 noviembre 

📍 Una historia que me ha tocado el alma. La esencia de la docencia y la enseñanza, reducido en un pequeño relato. (Tomado de la Red)

 "Un anciano se encuentra a un joven quien le pregunta: 

 - ¿Se acuerda de mí? Y el anciano le dice que NO. 

 Entonces el joven le dice que fue su alumno. Y el profesor le pregunta: - ¿Qué estás haciendo, a qué te dedicas?

 El joven le contesta: 

 - Bueno, me convertí en Profesor. 

 - Ah, que bueno ¿como YO? (le dijo el anciano)

 - Pues, sí.

 De hecho, me convertí en Profesor porque usted me inspiró a ser como usted.

 El anciano, curioso, le pregunta al joven qué momento fue el que lo inspiró a ser Profesor. 

 Y el joven le cuenta la siguiente historia:

 - Un día, un amigo mío, también estudiante, llegó con un hermoso reloj, nuevo, y decidí que lo quería para mí y lo robé, lo saqué de su bolsillo. 

 Poco después, mi amigo notó el robo y de inmediato se quejó a nuestro Profesor, que era usted. Entonces, usted se dirigió a la clase:

 - El reloj de su compañero ha sido robado durante la clase de hoy.

 El que lo robó, por favor que lo devuelva. 

 No lo devolví porque no quería hacerlo.

 Luego usted, cerró la puerta y nos dijo a todos que nos pusiéramos de pie y que iría uno por uno para buscar en nuestros bolsillos hasta encontrar el reloj. 

 Pero, nos dijo que cerráramos los ojos, porque lo buscaría solamente si todos teníamos los ojos cerrados.

 Así lo hicimos, y usted fue de bolsillo en bolsillo, y cuando llegó al mío encontró el reloj y lo tomó. 

 Usted continuó buscando los bolsillos de todos, y cuando terminó, dijo: - "Abran los ojos. Ya tenemos el reloj". 

 Usted no me dijo nada, y nunca mencionó el episodio. 

 Tampoco dijo nunca quién fue el que había robado el reloj. 

 Ese día, usted salvó mi dignidad para siempre. Fue el día más vergonzoso de mi vida. Pero también fue el día que mi dignidad se salvó de no convertirme en ladrón, mala persona, etc. 

 Usted nunca me dijo nada, y aunque no me regañó ni me llamó la atención para darme una lección moral, yo recibí el mensaje claramente. 

 Y gracias a usted entendí que esto es lo que debe hacer un verdadero educador. ¿Se acuerda de ese episodio, Profesor? Y el Profesor responde: - "Yo recuerdo la situación, el reloj robado, que busqué en todos, pero no te recordaba, porque yo también cerré los ojos mientras buscaba." 

 ⚠️ Esta es la esencia de la docencia: "Si para corregir necesitas humillar, entonces no sabes enseñar". 

Fuente:Copiado de Muro Malik Benaisa.

Bilal

Descansa en paz Ernest

 Sábado 21 noviembre 

Ernest Lluch, el hombre que lo quería saber todo

Se cumplen 20 años del asesinato a manos de ETA del exministro socialista que siempre abogó por el diálogo como forma de entender la política y la democracia.


”Deseaba que no pensaras como él para poder discutir su verdad con la tuya”. Así se refería a Ernest Lluch su compañero de filas en el socialismo catalán Pasqual Maragall, exalcalde de Barcelona y expresidente de la Generalitat, para resaltar la manera de entender la política que caracterizó al que fue ministro de Sanidad en el primer Gobierno de Felipe González. Hoy se cumplen 20 años de su asesinato a manos de ETA cuando acababa de dejar el coche en el aparcamiento de su casa de Barcelona. El PSC, su partido, le rendirá homenaje, como viene sucediendo cada año y La 2 de Televisión Española emitirá esta noche el documental biográfico Ernest Lluch, libre y atrevido.

“Han pasado dos décadas y es curioso que hoy nos demos más cuenta que nunca de la importancia del legado que nos dejó Lluch, con la ley que universalizó la sanidad en España y con su apuesta firme y el diálogo”, explica el exlehendakari Patxi López, ahora diputado en el Congreso.

“La democracia es diálogo y creo que Ernest saldría a defender sin ninguna duda que Bildu apoye la tramitación de los Presupuestos del Estado, pero jamás toleraría que se utilizara su nombre como víctima del terrorismo”, añade López. “Él quería que Otegi entrara en política y hubiera celebrado por todo lo alto el fin de ETA”, coincide Odón Elorza, alcalde de San Sebastián durante 20 años y con el que Lluch tejió una estrecha amistad. Tanto, que se llegó a comprar un piso muy cerca de la Concha cuando dejó la primera línea de la politica activa y se sumergió en el conocimiento de ETA.

“Había leído todo lo que se había publicado de la banda terrorista. Bueno, todo lo que tuviese un cierto rigor, porque si no, no le interesaba ni leer ni conversar”, explica el periodista radiofónico Josep Cuní. Una entrevista con el entonces ministro sirvió para su debut en el magazin matinal de Catalunya Ràdio y de allí nació una amistad que perduró hasta el asesinato. Apenas unas semanas antes del crimen, Lluch le confesó a Cuní en un prolongado almuerzo estival que sabía que estaba en el punto de mira de ETA.

“Creo que el tiempo ha demostrado que ha ganado Lluch, que hemos ganado los demócratas y que los que practicaban la violencia están comprometidos ahora en trabajar desde las instituciones. Como decía Alfredo Pérez Rubalcaba, o se está con las bombas o se está con los votos”, asegura Miquel Iceta, el primer secretario del PSC. “Coincido con Iceta en la primera parte. Yo estaba de acuerdo con Lluch hace 20 años y lo sigo estando ahora, pero todos deberíamos tener una mirada crítica con el pasado y no arrojárnoslo unos a otros”, explica Jon Iñarritu, diputado de Bildu en el Congreso. “Es obvio que ha ganado el sentido común. La situación de Euskadi y las políticas progresistas del Gobierno son las que defendió Lluch, pero él fue víctima de la peor manera posible”, apostilla el diputado abertzale.

“Lluch era un reformista y eso te capacita más para pactar con el que piensa distinto. Los perfiles que ahora abundan y difunden las redes sociales son ahora otros, los del rupturismo”, razona el historiador Joan Esculies, autor de Ernest Lluch, biografía de un intelectual agitadorEn ese sentido recuerda que el exministro socialista tenía verdadera obsesión desde siempre por lo que ahora el independentismo catalán llama “ensanchar la base”, que no es otra cosa que sumar al mayor número de gente a un proyecto común o una causa. En su caso, sumar a todo el nacionalismo vasco, desde el sector más moderado a la izquierda abertzale al pacto constitucional del que se excluyó al no votar la Carta Magna en 1978.

Esa amplitud de miras la teorizaron a medias Ernest Lluch y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón en el llamado “constitucionalismo útil”, que no era otra cosa que una interpretación flexible del texto constitucional desplegado al detalle en dos libros y en una tribuna de opinión publicada en EL PAÍS el 18 de septiembre de 1999 y titulada Ideas concretas para la paz.

”No esperaba que 20 años después siguiera siendo tan homenajeada la figura de mi padre y su pensamiento político”, confiesa Eulàlia Lluch, una de sus hijas. “¿Qué no se ha dicho ya de él?”, se pregunta, y ella misma responde que la pasión de Ernest Lluch siempre fue el conocimiento y su vocación, la de ser profesor. “Pero él lo entendía como un diálogo continuo, por eso le gustaba más comer en el bar y hablar con los alumnos que no con los profesores”. Eso explica que cuando fue nombrado rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo cambiara el lema del centro por el de Sapere aude (aprende a pensar).

”Le podía la voluntad intelectual de saber y tenía la necesidad de entender al que no pensaba como él. Y eso le llevaba a leer y hablar mucho, porque lo quería saber todo”, insiste Cuní. “Es verdad, por eso era capaz de estudiar a fondo la situación económica de los municipios de Euskadi para intentar explicar el apoyo que tenía el terrorismo en unas zonas y en otras”, ratifica Eulàlia Lluch.

“Ernest era un tipo sugerente e incómodo para algunos dirigentes del Partido Socialista porque siempre se expresó con libertad. Por eso se echa en falta sus reflexiones, porque seguiría escribiendo sobre la situación actual”, insiste Odón Elorza. El apoyo de Lluch a la llamada Ley de Armonización del Proceso Autonómico que siguió al golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 le valió desde entonces la descalificación del nacionalismo catalán que lideraba Jordi Pujol.

Iceta defiende la actuación que tuvo Lluch entonces, como líder del grupo parlamentario socialista catalán en el Congreso antes de que desapareciese. “Lo se intentó con la LOAPA era intentar salvar a las autonomías de posiciones retrógradas”, dice el primer secretario del PSC.

”Lluch estaría totalmente en contra de la posibilidad de un país socialmente escindido por razones de lengua o de cultura y alertaría de que una Cataluña dislocada en dos bloques enfrentados por sus sentimientos de identidad”, pronostica Raimon Obiols, primer secretario del PSC de 1983 a 1996. A Lluch se le atribuye la expresión “federalismo cálido” que sigue reivindicando el PSC varias décadas después para solucionar el encaje de Cataluña en España. Y mucho diálogo, sobre todo entre los que no piensan igual.

Fuente:El País 

https://elpais.com/espana/catalunya/2020-11-20/ernest-lluch-el-hombre-que-lo-queria-saber-todo.html

Bilal.




Cuando se trata de luchar por algo justo: todos ‘debemos ser’ Samir

 

Sadía sigue aferrada a su hijo, al que quieren echar del Hospital aunque oficialmente se indica que se buscará una solución l Madre e hijo llevan compartiendo 5 años esta tragedia


La maldad es condición humana. Algunos la tienen dormida y nunca aflora, otros viven permanentemente entregados a ella hasta convertir su ciclo vital en la comisión concienzuda de injusticias. Hace 5 años alguien atropelló en Ceuta a Samir, el joven tapicero marroquí que lleva desde entonces en estado vegetal. Esa persona ni lo atendió ni lo socorrió. La bicicleta del tapicero desapareció del lugar. No solo actuó con maldad quien causó daños irreversibles a quien cruzaba el Tarajal solo para ganar algo de dinero con el que mantener a su amada madre, Sadía. Lo hicieron también quienes en redes sociales comentaron haber visto todo pero nunca comparecieron ante un juez.

A Samir le dieron el alta médica el pasado 9 de noviembre. La orden es clara: debe abandonar el Hospital. Fue la respuesta de la dirección médica después de que la senadora de Vox, Yolanda Merelo, preguntara sobre el gasto médico que suponía ¿mantener? a este paciente en el Hospital. Un paciente al que se apostilló la condición de extranjero. La misma senadora no preguntó sobre qué tipo de investigación se ha llevado a cabo para detener al criminal que en territorio español dejó en estado vegetal a este joven transfronterizo. De igual manera tampoco ha preguntado sobre qué responsabilidades podrían adoptarse. Debe ser que la hospitalización de Samir es de tal relevancia que merecía que todo un Gobierno de España se preocupara no por él, sino por su gasto. A la dirección del HUCE, después de 5 años manteniendo a Samir en una habitación bajo la entregada atención de su madre, convertida en un ángel, querida y respetada por todos los que la conocen, le han entrado las prisas para dar el alta y acelerar la salida de este paciente de un clínico que sigue manteniendo camas vacías y espacios sin ocupar.

El futuro de este joven tapicero no puede ir lejos del de su propia madre

Mientras fuentes oficiales indican a este medio que se va a hacer todo lo posible por buscar una solución a este caso, se deja de lado la injusticia que se está cometiendo en torno a un suceso que nunca fue esclarecido y que ha perdurado año tras año en la memoria de quienes han podido conocer de primera mano esta situación.


Insisten en que se intentará alguna solución para que Samir, una vez lo desalojen del HUCE, pueda estar en algún centro. Pero Samir no puede ir solo, alguien se ha olvidado en el camino a Sadía, la madre entregada que lo ha cuidado en el Hospital, que le habla de manera permanente, que lava a su hijo, que le mira, que le atiende y acaricia esperando que algún día despierte. Aunque el parte médico concluye que Samir no responde a ningún estímulo, que está en estado vegetal, sí que ha tenido reflejos ante las caricias de una madre que lo ha dado todo por permanecer al lado de su hijo, que se ha quedado a su vera, que duerme junto a él porque debe su vida a quien, antes de aquel 21 de abril de 2015, se encargaba de llevarle las pocas monedas que ganaba en nuestra ciudad.

La causa de Samir debe constituir un objetivo común de búsqueda de justicia

A Samir, el tapicero marroquí víctima de un accidente no aclarado, le dan el alta médica lo que viene a concluir que deberá irse de este lugar. La injusticia lleva acompañándolo los últimos cinco años y se hace ahora más presente que nunca cuando pesa la incertidumbre de no saber qué pasará con ellos, cuándo los desalojarán del HUCE pero, sobre todo, si alguien se atreverá a romper ese vínculo de amor, de respeto, de entrega y de cariño que solo una madre puede entender y que solo una como Sadía lo encarna en su máxima plenitud.

Ceuta guarda una historia triste de injusticia, de tropelía, de caso humanitario que debe resolverse cuanto antes. Para ayudar a Samir y Sadía solo es necesario que el amor y la justicia prevalezcan sobre cualquier otra cosa.

21/11/2020

Fuente: https://elfarodeceuta.es/luchar-algo-justo-todos-debemos-ser-samir/

Nabila El Bergui



Crisis migratoria.

 Viernes 20 noviembre 

El rechazo a los traslados bloquea la salida a la crisis migratoria canaria

Interior se niega a promoverlos porque considera que suponen un efecto llamada y por la presión europea. Se hacen pocos y discretos


La crisis migratoria en Canarias se ha convertido en un polvorín social y político en el que varios sectores presionan hacia una salida natural: el traslado de una parte de los migrantes a la Península. Es la opción preferida de la política canaria e incluso del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Sin embargo, el Gobierno descarta la idea, sobre todo Interior, porque dice que supondría un efecto llamada y porque Europa no lo toleraría, según fuentes del Ejecutivo. Se efectúan traslados muy discretos y con cuentagotas: en lo que va de año unos 1.800 frente a los 18.000 que han llegado a las islas, según fuentes conocedoras de los operativos.

Mientras comienzan los traslados al nuevo Centro de Atención Temporal a Extranjeros (CATE) de Barranco Seco (Gran Canaria) para aliviar el muelle de Arguineguín, saturado por la constante llegada de pateras, el Gobierno no acaba de ponerse de acuerdo con la solución a la crisis. El equipo del ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha apostado por multiplicar los traslados a la Península para aliviar la presión en el archipiélago. Pero el del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, rechaza de plano autorizarlos en grandes cupos. El grueso de los ministerios con competencias migratorias apoya la tesis de Interior y mantiene que facilitar el tránsito al continente es un incentivo que puede provocar más llegadas.

En lo que va de año se ha autorizado el traslado de apenas 1.800 migrantes a la Península, según fuentes conocedoras de estos operativos. “Se hacen de forma puntual priorizando perfiles de protección internacional y colectivos vulnerables y siempre en coordinación con el sistema de acogida”, afirman fuentes oficiales. No son los únicos que se han marchado del archipiélago. Además de las cerca de 200 expulsiones que han podido ejecutarse en lo que va de año, hay un número indeterminado de migrantes, sobre todo marroquíes, que han conseguido viajar a la Península por su cuenta con sus pasaportes, pero el sistema continúa bajo máxima presión.

Para Migraciones, que acoge unas 1.200 personas en centros y a otras 5.000 en hoteles y apartamentos vaciados por la pandemia porque no había más plazas de acogida en las islas, los traslados son fundamentales. La red de acogida depende de que haya una rotación de usuarios. En la Península, la rotación es posible porque los migrantes llegados en patera no permanecen indefinidamente en los centros y se marchan en busca de trabajo o se reagrupan con sus familiares y conocidos en España y otros países de la UE en cuanto tienen la oportunidad. En las islas, con el volumen de llegadas actual y un número limitado de salidas, el modelo es insostenible. La solución de los hoteles además de temporal, es cara y ha generado rechazo en una parte de los hoteleros y de la población canaria.

Escrivá, según fuentes involucradas en la gestión de la crisis, quiso fletar un barco para trasladar a 800 personas, pero Interior se negó en redondo. Los únicos traslados que se están autorizando son en grupos de 30 o 40 personas que viajan semanalmente en barcos y aviones, según han contado a EL PAÍS algunos de los migrantes derivados y fuentes dedicadas a la atención a los recién llegados. Las tensiones con el departamento de Grande-Marlaska por este tema se arrastran desde finales del año pasado cuando comenzaron a despuntar las llegadas al archipiélago. Entonces, al frente de Migraciones estaba Magdalena Valerio, con Consuelo Rumí en la Secretaría de Estado.

La opacidad con la que se gestionan estos traslados es casi total. Cruz Roja confirmó a EL PAÍS hace un mes la derivación de unas 1.200 personas desde sus centros en las islas a recursos en otras provincias entre septiembre de 2019 y octubre de 2020. En esos cupos, distribuidos en varios viajes de avión y barco, se dio prioridad a mujeres y niños, pero se incluyó también otros perfiles que en la mayoría de los casos cuentan con familiares en diferentes países de la UE con los que pretendían reunirse. Pasado un mes desde las últimas cifras disponibles, un periodo en el que han desembarcado casi 9.000 personas más, los portavoces de Interior, Migraciones y la Delegación de Gobierno se niegan a actualizar los datos.

La cuestión trasciende fronteras. La Unión Europea y socios como Francia, que absorbe un volumen relevante de las personas que entran irregularmente en territorio español, presionan a España para que frene el tránsito por el continente de los migrantes que llegan a las islas. La comisaria de Interior de la UE, Ylva Johanson, lo dejó muy claro en su visita a las islas en compañía de Grande-Marlaska el pasado 6 de noviembre. “Las personas que no necesitan la protección internacional, los inmigrantes económicos, deben ser devueltos a sus países”, mantuvo la comisaria. La dificultad que enfrenta España —y todos sus socios europeos— es que no logra devolver a sus países a todos los inmigrantes irregulares que recibe. Las expulsiones, que acaban de reanudarse con Mauritania, Marruecos y que, previsiblemente, se reactivarán con Senegal, suponen un número limitado de retornos.

Reclamaciones de las autoridades locales

Mientras, la política canaria vive la crisis con una profunda ansiedad, y reclama soluciones al Gobierno. Escrivá viajó este jueves por la tarde a Canarias para presentar un nuevo plan de choque. Las autoridades locales le exigirán una política de derivaciones más activa para paliar el “hacinamiento” que se da sobre todo en la isla de Gran Canaria. La comunidad autónoma lidia, además, con una cuestión añadida para la que también exige la solidaridad de otros territorios: el cuidado de 1.900 menores acogidos en centros propios y de los cabildos insulares. “Es absolutamente imprescindible que una de las medidas capitales y urgentes sea que las personas que están en Canarias, solidariamente y teniendo en cuenta las circunstancias de nuestro país, sean derivadas a otras comunidades y, por supuesto, a la UE, que es quien tiene que definir el modelo que quiere para el presente y para el futuro”, aseguró este miércoles el presidente canario, el socialista Ángel Víctor Torres.

El presidente del Cabildo grancanario, Antonio Morales, de Nueva Canarias, asegura a EL PAÍS que planteó la cuestión de las derivaciones en una reunión con la comisaria Ylva Johansson y el ministro Grande-Marlaska en su visita del pasado 6 de noviembre. “Les dije claramente que no íbamos a aceptar convertirnos en una isla cárcel”, afirma. “Se lo dije claramente a la comisaria, pero solo recibí evasivas. El de las derivaciones fue un tema tabú en la reunión, porque Europa no quiere que se hable de ello”.

El asunto se ha convertido ya en un grave problema político. Coalición Canaria ha elevado el tono y hasta Podemos Canarias ha pedido la dimisión de Grande-Marlaska mientras el socialista Torres llama a diario a todos los ministros implicados —hasta cinco— para reclamar una solución. La gran inquietud es que Vox utilice la crisis para crecer con un discurso xenófobo. Grande-Marlaska viaja este viernes a Marruecos para acelerar las devoluciones y mejorar el control de las costas. Más de la mitad de los que han llegado en lo que va de año son marroquíes. Pero el coronavirus hace estragos en todos los países africanos cercanos a Canarias. La presión crece. Y los traslados masivos a la Península siguen sin ser una opción real para el Gobierno.

Fuente:El Pais

https://elpais.com/espana/2020-11-19/el-rechazo-a-los-traslados-bloquea-la-salida-a-la-crisis-migratoria-canaria.html

Bilal.







Marruecos y sus estrategias.

  Jueves 19 Noviembre 

Marruecos aprieta su tridente sobre España: Ceuta y Melilla, la inmigración y el Sáhara

Marruecos ha aprovechado la crisis económico sanitaria de la Covid-19 para abrir tres frentes contra España de forma taimada y sibilina.



Marruecos ha abierto tres frentes contra España. Y lo ha hecho poco a poco, de forma taimada y sibilina. Prevaliéndose además de la crisis del coronavirus. Primero puso el foco en Ceuta y Melilla, donde desde hace meses lleva a cabo una estrategia de asfixia económica con el objetivo de anexionarse las dos ciudades autónomas españolas.

Después levantó la mano en sus controles migratorios, lo que ha conllevado una avalancha incesante de inmigrantes a las costas españolas (principalmente a Canarias).Y el tercer punto de presión está íntimamente vinculado al anterior: el conflicto con el Frente Polisario. Un asunto que obliga a España a posicionarse. Aunque desde Rabat restan importancia a la declaración de guerra de los saharauis, en realidad aprovechan el problema para medir el nivel de apoyo que reciben desde Madrid. Y según sea mayor o menor el soporte del Gobierno español en este dilema, amplían o reducen la vigilancia sobre el control de sus fronteras y la consecuente monitorización migratoria.

La de España y Marruecos siempre ha sido una vecindad compleja. Hay que resaltar que nuestro vecino africano siempre ha tenido un peso específico en nuestra política Exterior. Sin embargo, parece que ha dejado de ser una prioridad para el Ejecutivo actual.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cambió la tradición a su llegada a la Moncloa en junio de 2018, tras ganar la moción de censura a Mariano Rajoy. Lo habitual es que el primer viaje internacional, nada más tomar posesión, de un jefe del Ejecutivo español sea a Rabat, y que tenga audiencia con el rey de Marruecos, pero Mohamed VI alegó entonces una agenda apretada.

El gesto no sentó bien a Pedro Sánchez, que quiso marcar terreno y, a las tres semanas de prometer el cargo, viajó a París, a estrechar la mano del presidente francés, Emmanuel Macron. En el Palacio de la dinastía alauí se tomó nota y las relaciones políticas, sociales y económicas cambiaron. Sánchez y Mohamed VI se vieron finalmente en noviembre de 2018, pero desde entonces hasta hoy sigue notándose ese cambio de rumbo.

Ceuta y Melilla

El conflicto en las ciudades autónomas lleva gestándose desde hace meses. Mohamed VI ha aprovechado la crisis económico sanitaria de la Covid-19 para acelerar un plan que ya había diseñado con antelación.

El 12 de marzo anunció el cierre de las fronteras terrerestres con Ceuta y Melilla para luchar contra la pandemia del coronavirus. A las 6 horas locales del 13 de marzo se echaron las verjas.

Ocho meses después las cancelas siguen impidiendo el trasiego habitual en los puestos fronterizos españoles con Marruecos. Miles de personas sufren atrapadas a un lado y al otro de las vallas. En Ceuta y Melilla, la economía se resiente, el paro crece, la mano de obra escasea y los empresarios se quejan. En Marruecos miles de porteadoras buscan recolocación y los trabajadores transfronterizos se han quedado sin empleo y sin ayudas a pesar de tener contratos en vigor con empresas españolas.

Tal y como informó Sonia Moreno se trata de un plan diseñado y previsto un año antes, que no había cuajado por no estar disponibles las empresas donde se tenía intención de recolocar a los porteadores, y que la Covid-19 precipitó.

Las relaciones entre ambos países siempre han estado marcadas por la existencia de conflictos cíclicos, por la rivalidad entre Marruecos y Argelia por la hegemonía regional y por la competencia entre Francia y España por ejercer su influencia en el Magreb, tal y como recuerdan desde el Real Instituto Elcano.

Desde el reino alauita reclaman desde hace décadas la soberanía de todas las posesiones españolas en el norte de África: Ceuta, Melilla y un conjunto de rocas y promontorios situados frente a la costa marroquí.

Pero ante este nuevo escenario Marruecos, que considera que el Gobierno de España atraviesa una situación de debilidad, está librando una guerra silenciosa en salones enmoquetados y a través de medidos gestos diplomáticos. Fuentes de la Inteligencia española y autoridades locales de Ceuta y Melilla consultadas por EL ESPAÑOL advierten de que Marruecos está aprovechando lo que a su juicio es una supuesta "debilidad" del Gobierno de Pedro Sánchez para continuar con su histórico anhelo de anexionarse "a largo plazo" ambas ciudades autónomas, tal y como informó Andros Lozano.

En un documento confidencial al que tuvo acceso este periódico se detalla que Marruecos, dentro de su estrategia de política exterior, lleva "aproximadamente dos años" intentando asfixiar las economías de Ceuta y Melilla, unos hechos que este medio ya ha puesto de relieve en los últimos meses.

Esta maniobra se habría acentuado desde marzo de 2020, cuando la pandemia se convirtió en la excusa perfecta para cerrar ambas fronteras. El objetivo último sería el de hacerse con ambos territorios. "Marruecos sigue con su campaña de aumentar la presión diplomática sobre las ciudades de Ceuta y Melilla, sin dudar en plantear amenazas y futuros litigios", señala el documento.

Rabat lleva más de 60 años demostrando su interés en hacerse con los dos únicos territorios que España tiene en el continente africano. El país de la dinastía alauí considera que Ceuta y Melilla le pertenecen, aunque nunca estuvieron bajo su bandera.

La inmigración

Desde le perspectiva migratoria, Marruecos es el país de atención prioritaria para España, no sólo porque la comunidad de origen marroquí constituye la más numerosa de entre los diferentes grupos de inmigrantes extracomunitarios en el país, sino por el papel de Marruecos como país de tránsito de la inmigración que intenta entrar irregularmente en Europa a través del Estrecho de Gibraltar o de Ceuta y Melilla.

Como señalan desde el Real Instituto Elcano, la inmigración marroquí es la más antigua de las migraciones por motivos laborales que ha recibido nuestro país. Comenzó a mediados de los años 80 del siglo pasado cuando inmigrantes marroquíes comenzaron a asentarse en zonas de agricultura intensiva y de regadío en el litoral mediterráneo español, primero en Cataluña y después en la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería.

Con la Ley de Extranjería de 2000, que concedía incentivos a los inmigrantes irregulares para empadronarse, afloró el número de extranjeros residentes en España

En esos primeros años, la inmigración marroquí, como la de cualquier otro origen nacional, se encontraba con un vacío legal y, a partir de 1985, con una norma migratoria meramente restrictiva que no ofrecía canales verosímiles de inmigración legal. Hasta 1991, la entrada en territorio español era fácil para la población marroquí, a la que no se exigía visado, al igual que a los ciudadanos de otros países norteafricanos. A partir de ese año se impuso el visado para esas poblaciones como resultado de la adhesión de España al Convenio de Schengen.

Sin embargo, la irregularidad continuó siendo la norma ante la demanda de trabajadores en el sector agrícola (abandonado poco o poco por los españoles), así como la falta de vigilancia en las fronteras marítimas españolas, la ausencia de canales de inmigración legal y la práctica inexistencia de control policial o de inspección laboral sobre el trabajo irregular. Por ello, durante los años 90 miles de jóvenes marroquíes, varones en su gran mayoría, cruzaron el Estrecho de Gibraltar en pateras y encontraron trabajo en España en la agricultura y la construcción.

Sólo a partir de la Ley de Extranjería de 2000, que concedía incentivos a los inmigrantes irregulares para empadronarse, afloró estadísticamente el número de extranjeros  residentes en el país. También en los años 2000-2001 se produjeron en España las primeras grandes operaciones de regularización de la inmigración irregular acumulada tras años de inadecuación del marco normativo a la realidad migratoria. Así, en 2002 se encontraban residiendo en España 370.720 inmigrantes marroquíes, el mayor grupo nacional de extranjeros con gran diferencia.

Ahora, la mayoría de los inmigrantes que están llegando en los últimos meses a Canarias proceden de Marruecos pero también de Argelia (aunque también hay de Guinea Conakry, Senegal, Mauritania, Nigeria o Mali, entre otros países). La ruta canaria ha recobrado protagonismo en este 2020 como consecuencia del férreo control policial que existe en el Estrecho y en el Mediterráneo central.

El drama mayor se está viviendo en la isla de Gran Canaria. El foco está puesto en el muelle de Arguineguín. Allí se han instalado actualmente una veintena de carpas donde distribuir a los inmigrantes una vez ponen un pie en tierra. La mayoría de las pateras salen de las costas marroquíes, donde se está haciendo la vista gorda.

Las islas Canarias viven la peor crisis migratoria de la última década. Si no se remedia, se convertirá en la más grave de lo que va de siglo antes de que acabe el año. La anterior crisis, la denominada crisis de los cayucos que tuvo lugar en el año 2006, cuando llegaron a las costas de las islas Canarias más de 31.000 inmigrantes, se quedará pequeña a poco que continúe la actual tendencia.

En el muelle de Arguineguín se concentran desde hace semanas en torno a dos millares de inmigrantes. En lo que va de 2020 han llegado ya a las islas Canarias de manera irregular en torno a 18.000 personas. Centenares de ellas están siendo instaladas en hoteles de la isla por la imprevisión de las autoridades para habilitar espacios de acogida, tal y como informó Andros Lozano el pasado 15 de noviembre en este periódico.

El Sáhara

La actual contienda en el Sáhara Occidental, que no está claro si merece el nombre de guerra, es un típico conflicto contemporáneo, muy del siglo XXI, donde lo que se dirime no son hechos de armas -hasta ahora escasos- sino la batalla por el relato, tal y como explicaba para la agencia Efe Javier Otazu.

Comenzando por su definición, el Frente Polisario proclamó solemnemente el sábado una "declaración de guerra", una palabra que Marruecos no ha utilizado en ningún momento, minimizando los hechos hasta el punto de calificarlos de meros "hostigamientos" o "provocaciones".

Ni siquiera Marruecos ha reconocido formalmente que está roto el alto el fuego vigente desde 1991, y este mismo lunes el ministro marroquí de Exteriores, Naser Burita, expresó "el compromiso de su país con el alto el fuego", en conversación con Josep Borrell, alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE).

Los hechos

La verdad de lo que sucede en el "frente de combate" está resultando escurridiza, pues las versiones que uno y otro contendiente ofrecen no presentan casi puntos de coincidencia.

En sus tres "partes de guerra" el ministerio de Defensa de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) afirma haber atacado varias bases marroquíes o puestos de observación (seis durante el domingo), pero Marruecos sólo ha reconocido dos ataques en los que ha habido intercambio de fuego: en Guerguerat, el viernes, y en Mahbés, en algún momento posterior.

Los partes de guerra saharauis hablan además de "varios muertos, heridos y deserciones" del lado enemigo, a lo que los marroquíes replican que no han sufrido "ni pérdidas materiales ni humanas".

En realidad, Marruecos es fiel a su política de restar importancia a todo lo que tenga que ver con el Frente Polisario, al que siempre ha negado toda legitimidad para hablar en nombre de los saharauis, y la minusvaloración de sus ataques abunda en la misma lógica que la de llamar "milicias" a los combatientes del frente.

Ante el silencio de la misión de la ONU desplegada en el Sáhara (que dispone de helicópteros y todoterrenos con derecho a atravesar las líneas), es difícil poder contrastar lo que unos y otros afirman.

Los canales

Los "partes de guerra" del Polisario son formales, casi solemnes, al recogerse en comunicados oficiales, y tienen una particularidad: los dos primeros vinieron precedidos (en su versión árabe, que no en la española) por aleyas del Corán, algo que rompe con la cultura tradicionalmente laica del Frente.

Marruecos, tras una profusión de comunicados el viernes, se ha refugiado en el silencio, y sólo una cuenta de Facebook llamada "FAR-Maroc" ejerce oficiosamente de portavoz militar para rebatir de tanto en tanto las afirmaciones del Polisario, siempre en el mismo sentido: menospreciar los ataques.

Esta cuenta posteó el lunes un comentario en el que calificaba los partes de guerra del Polisario de "bengalas mediáticas para tranquilizar a sus campamentos (de refugiados)".

Sea cual sea el alcance de los enfrentamientos, una cosa es innegable: son los más graves registrados en la zona desde que en 1991 se declaró el alto el fuego, vigente durante casi treinta años.

¿Hay muertos?

Es sabido que en las guerras es la visión de los ataúdes envueltos en banderas la que pone en los ojos de los ciudadanos el sufrimiento de los combates. Pero en la contienda del Sáhara no se ha visto ningún muerto, ni de un lado ni de otro; es más, ni siquiera se han visto heridos. Ha sido el Polisario el que con más ahínco ha afirmado a diario que ha causado víctimas al enemigo, algo difícil de creer salvo que muestren el cadáver o aparezca un féretro.

Marruecos, que comenzó anunciando el viernes "una operación pacífica" para desalojar Guerguerat, ha considerado que sus militares no han hecho en los días siguientes otra cosa que responder a las "provocaciones", y hasta el momento no ha mencionado ni una sola víctima.

Arden las redes

Y mientras el relato toma direcciones contrapuestas en la parte oficial, las redes sociales arden, con unos niveles de hostilidad y odio mucho mayores que los que utilizan los propios contendientes.

Son numerosas las cuentas que desde el extranjero -y particularmente desde España- están entrando en esta guerra cibernética, con perfiles reales o refugiándose en cuentas anónimas. Muchos de estos contendientes no han puesto nunca un pie en el Sáhara ni en Tinduf.

Desde estas cuentas, es constante la exigencia a los periodistas de "mojarse" y alinearse con este u otro bando, digiriendo mal las expresiones de duda o de escepticismo: lo que se espera del periodista es que denuncie "al otro".

Y es que en una batalla por el relato del siglo XXI, todos se arrogan el derecho a opinar o atacar. Basta con tener un teléfono móvil.

Mientras tanto, el Gobierno español no se ha pronunciado oficialmente. Y Marruecos aprovecha la indecisión de Sánchez para seguir abriendo la mano en sus fronteras alentando el flujo migratorio hacia nuestras costas.

De ahí la masiva llegada de inmigrantes. Los problemas se acumulan del lado español, pero del lado marroquí las cosas siguen como siempre. O eso es lo que pretenden hacer ver al mundo. Mientras tanto, siguen tejiendo su tela de araña alrededor de los intereses españoles para lograr sus objetivos y alcanzar sus viejas reivindicaciones.

Fuente:El Español 

https://www.elespanol.com/mundo/20201118/marruecos-tridente-espana-ceuta-melilla-inmigracion-sahara/536946428_0.html

Bilal.